Infidelidad: técnicas para ser un infiel perfecto.

DSC_4463

Infidelidad: técnicas para ser un infiel perfecto.

Un infiel es un cabrón que a pesar de tener una pareja formal, necesita tener amoríos con otras personas. Esto no significa que quiera perder la relación que ya tiene, ya que el INFIEL quiere con todas, aunque ame sólo a una. La mayoría de los infieles se quedan en el camino, como no son profesionales la terminan cagando y se quedan sin pareja y sin amantes. Para que a ti no te pase, te voy a enseñar cómo ser un infiel bien chingón, toma nota para que no se te pase ningún detalle.

 

  1. Elegir amante:

Tu secretaria no puede ser tu amante. Punto. Además de ser un pinche cliché muy pendejo, acuérdate que una secretaria se entera de muchos detalles personales, tu secretaria te puede meter en un pedo y es mejor no arriesgarse.

Es muy importante que tu amante no se relacione con nadie cercano a tu círculo social familiar. Es la forma más rápida y pendeja de ser descubierto.

Una amante debe ser una persona que te dé momentos chingones, a huevo que tiene que ser discreta y cariñosa, pero sobre todo NO DEBE SER CELOSA.

 

  1. Precauciones:

Siempre busca el motel más alejado de tu casa y de los lugares que tu pareja frecuenta. Nunca pagues con tarjetas de crédito, lleva tu efectivo (así como le haces en el table). Si vas a llevar tu carro, fíjate que el motel tenga cochera privada, pero de preferencia no seas tan pendejo y vete en uber.

Antes de salir a ver a tu amante, llama a tu pareja para saber dónde está, así no pasarás por donde ella ande. De ser posible monitoréala con un pinche GPS.

Un profesional no se confunde con los nombres, si tu esposa es tu “gorda”, tu amante también será TU GORDA. No te compliques la vida.

Prohibido agregarla al Facebook ni a cualquier otra red social, tampoco te hagas amigo de sus amigos o familiares.

No repitas lugares, si el mesero se aprende tu cara, en algún momento te va a chingar. Tampoco te metas en el antro que se acaba de inaugurar y que se la pasa hasta la madre, por más pendejo que seas para tener amigos, alguien te puede reconocer. Recuerda que un amante es para COGER y no para hacer vida social, NO LA CAGUES.

 

  1. En casa:

Nada más delatador que cambiar hábitos. Tienes que ser romántico con tu pareja, pero no te pases de pendejo, demasiada atención también levanta sospechas. No hagas cosas fuera de lo común, evita hacerla de pedo por cualquier pendejada y así la mantendrás tranquila.

Cuidado con tu celular, nunca lo desbloquees cuando tu pareja está cerca, ni aunque parezca que está dormida. Esto también aplica para tu tablet, laptop o cualquier otro dispositivo. Regla de oro: Borra todas las conversaciones del Whatsapp, en el mismo momento que las mandas.

Para que no te apendejes con los regalos, compra dos iguales, no uses nombres para las tarjetas y limítate a poner un mensaje corto que aplique para cualquiera, así aunque la cagues, no va a pasar nada.

 

  1. Cuándo terminar:

Es muy importante acabar en buenos términos. Es una experiencia que debió ser chingona para los dos, de esa manera no habrá riesgo de que te joda después. Si ya te apendejaste y la dejaste encabronada, por lo menos asegúrate que mientras duró nunca te haya tomado fotos ni videos. De no ser así, ya te chingaste y bien merecido, por pendejo.

Un amorío debe ser corto, no más de dos meses. Durar demasiado puede hacer que todo se vaya a la mierda. Puedes saber que ya te chingaste cuando cualquiera de los dos empieza a mezclar sentimientos. Acuérdate que una amante es para COGER y pasártela bien, nada más. La aventura termina cuando ella te empieza a complicar la vida, ya no vale la pena. Una buena amante no causa conflictos ni estrés, sino todo lo contrario.

Comentarios

comments

0 Comments

Deja tu comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register