Ser agrio es una forma de vida

“No soy nadie para estar aconsejando gente, pero pues ahí tengo
cinco millones de personas que me quieren escuchar”.

Siempre he pensado que son unos pendejos todos esos escritores que dicen que tienen la receta de la felicidad, y que practicar al pié de la letra toda esa sarta de estupideces que llegarán a la armonía interior; para mí todos esos son objetivos inalcanzables que te seguirán impidiendo pisar la realidad.

Recuerdo que en aquel tiempo (y hoy también) todo mundo en FACEBOOK compartía esas frasesitas “inspiradoras”, así que un día me di a la misión de querer contrarrestar tantas pendejadas. Abrí una página, hice dos frases, las puse ahí y cerré sesión. A los 20 días me volví a meter y ya tenía 30 mil seguidores. .

A los 10 meses, el 18 de mayo del 2014, llegué al millón de seguidores, fue un regalo de cumpleaños muy chingón. Así me convertí en EL VIEJON AGRIO de FACEBOOK, el de las frases, el de los consejos amargados y el que dice las cosas como son.
Me gusta vivir solo por largas temporadas en mi casa en la playa, la verdad me gusta la soledad, porque así me puedo concentrar en escribir mis pendejadas y mi libro que ya pronto terminaré. El apodo de EL VIEJON viene de hace muchos años de un amigo de Sinaloa, así se usa por allá.

Quienes me conocen de cerca, familiares y amigos, saben perfectamente que soy EL VIEJON AGRIO. Mi historia es toda una vida dedicada a los excesos de todo tipo, conocer gente, vivir muchas cosas chuscas aunada a experiencias desagradables.

Hace años, tomé una decisión y decidí alejarme del mundo social y familiar, y me fui a vivir solo a una playa que se llama Bahía de Kino, es ahí dónde me dediqué a escribir, y mi única forma de asomarme al mundo era por internet. Me “inscribí” en FACEBOOK y agregué unos pocos amigos y familiares, que suman 35 los contactos que tengo en mi perfil, pero eso no me impedía ver otros perfiles y analizar todo tipo de pendejadas que publicaban.

Soy una persona  que nunca piensa positivamente, siempre le busco el lado catastrófico a las cosas, me enfoco más en el defecto que en la virtud. Mi carácter es firme, fuerte y me es imposible ver la vida sin mi estilo amargo, de ahí lo AGRIO.

No terminé la carrera de DERECHO, aún así me desarrollé en otras actividades donde tuve éxito y reuní una cantidad considerable para retirarme a temprana edad. Mi círculo de amistades se reduce a los dedos de una mano, contando entre ellos a familiares y no familiares; por cierto, recién murió uno de ellos y me quedan cuatro.

Los amores de mi vida son la #matadora y el tequila. – Por cierto tengo unos amigos que me hacen un tequila especial para mí allá en Jalisco y lo disfruto mucho. Confieso que desde muy temprana edad he sido muy aficionado al Tequila, y cuando he tenido largas temporadas de abstinencia, mi carácter se amarga y mi mujer y mis hijos me dicen: “mejor échate un tequila porque te estás agriando”, me apapachan mi adicción pues.

GALERÍA EL VIEJON

¡Éntrenle! Disfruten todas estas pendejadas
que me han hecho feliz ya en la
etapa final de mi vida.